Un perro ciego y sօrdo lleva 200 días en un refսgio hasta que un veteraոo de combate acսde a su rescate

PERROS

Steve se enfrentaba a la soledad y a los efectos persistentes de múltiples despliegues de combate después de retirarse del Ejército. El nuevo mejor amigo del veterano es un perro ciego y sordo que pasó casi 200 días en refugios de Texas antes de encontrar su hogar.

Steve creció en Wisconsin y se alistó en la Guardia Nacional del Ejército en 1985. Como hijo de un veterano de la Guerra de Corea, supo muy pronto que quería servir a su país.

“Creo que siempre fue mi vocación. Cuando era niño, jugaba al ejército todo el tiempo. Era algo que siempre quise hacer”, dice.

Los guardias suelen tener trabajos civiles o asistir a la universidad mientras mantienen su formación militar a tiempo parcial. Aunque ese equilibrio entre la vida militar y la civil es una ventaja que atrae a muchos, a Steve le pareció poco satisfactorio.

“No conseguía lo que pensaba. Quería algo más”

En 1997, Steve hizo del ejército su trabajo a tiempo completo. Se alistó en el servicio activo del ejército y sirvió diez años como soldado de infantería pesada antiblindaje. Los soldados de esta especialidad ocupacional militar (MOS) son responsables de asaltar y destruir tanques, vehículos blindados, emplazamientos y armas enemigas.

Steve disfrutaba de su trabajo y apreciaba los lazos que establecía con sus hermanos de armas. “Recorrí todo el mundo con ese trabajo, y no hay nada como la hermandad en un escuadrón de infantería”, dice. “Siempre os estáis cuidando los unos a los otros”.

El trabajo de un soldado de infantería implica un gran riesgo, especialmente en tiempos de conflicto. Steve se desplegó en Oriente Medio en apoyo de la Operación Libertad Iraquí (OIF) en 2003. Mientras estaba allí, sufrió heridas por la explosión de un artefacto explosivo improvisado

A día de hoy, el veterano de combate se enfrenta a una lesión cerebral traumática (TBI) y a un trastorno de estrés postraumático (PTSD). Estas heridas invisibles de la guerra pueden tener efectos a largo plazo en la memoria, el estado de ánimo y la capacidad de concentración. Otros síntomas pueden ser dolores de cabeza, problemas de visión y audición.

Irónicamente, fue una lesión no relacionada con el servicio la que acabaría cambiando el rumbo de la carrera del soldado.

Steve fue destinado a Alemania tras su despliegue de 15 meses en Irak. Le gustaba explorar el país en su bicicleta de montaña cuando no estaba trabajando. En una peligrosa excursión se estrelló y salió despedido de su bicicleta, lo que le causó importantes daños en la muñeca.

La lesión dejó a Steve incapacitado para desempeñar adecuadamente sus funciones de infantería. Completó el proceso de reclasificación y cambió su MOS a inteligencia militar (MI).

El soldado era reacio a abandonar su escuadrón de infantería, pero no tenía otra opción. Para su sorpresa, la transición laboral resultó ser más gratificante de lo que esperaba inicialmente.

“El tiempo que pasé en la infantería me ayudó mucho a progresar en mi carrera de inteligencia militar”, dice. “Me ayudó a entender lo que los comandantes de tierra querían y necesitaban en materia de inteligencia”.

Steve continuó sirviendo en operaciones en el extranjero después de ser transferido al campo de la inteligencia. Acabaría completando dos despliegues de combate más. Pero fue una misión de mantenimiento de la paz única la que recuerda con más cariño.

“Trabajé en la Península del Sinaí con la Fuerza Multinacional y los Observadores. Estábamos allí para hacer cumplir el tratado de paz de 1979 entre Egipto e Israel”, recuerda. “Nos asegurábamos de que no hubiera violaciones del tratado entre los dos países”.

Mientras la carrera de MI de Steve prosperaba, también lo hacía su vida en el frente doméstico. El soldado se casó y, con el tiempo, él y su mujer decidieron formar una familia. En 2011, la pareja completó el papeleo y la formación necesarios para convertirse en padres de acogida autorizados.

Poco después, Steve se desplegó en Oriente Medio durante seis meses. A los futuros padres se les asignó una pareja de hermanos mucho antes de lo que habían previsto. “Mi mujer recibió la llamada mientras yo estaba en Afganistán. Empezó a acogerlos y, de hecho, no los conocí hasta que volví a casa”, explica.

En ese momento, Nathan y Cole tenían dos años y un año, respectivamente. Nathan padece la enfermedad de Coats -un raro trastorno de la retina- y es ciego del ojo izquierdo desde su nacimiento.

Además, a los dos hermanos biológicos se les había diagnosticado un trastorno del espectro autista (TEA). Los niños con TEA no tienen un aspecto diferente al de sus compañeros, pero a menudo se comportan, se comunican, interactúan y aprenden de forma diferente.

Steve vive con los efectos persistentes -e invisibles- del traumatismo cerebral y el trastorno de estrés postraumático, y se relaciona con las necesidades especiales de sus hijos. La pareja adoptó oficialmente a los niños dos años después. No sabían que un perro ciego y sordo pronto se uniría a su especial familia.

Steve se retiró en enero de 2020 tras 13 años en la Guardia Nacional y 23 años de servicio activo. Viajó por todo el mundo durante una carrera que abarcó cuatro décadas. Al final se instaló en el centro de Texas, a una hora de distancia de sus hijos y su ahora ex mujer.

Para muchos veteranos, la transición de la vida militar a la civil es un momento difícil. Steve echaba de menos la camaradería que compartía con sus compañeros. Y sus hijos viven demasiado lejos como para pasar tiempo con ellos todos los días. La aparición de la pandemia de COVID-19 agravó aún más la sensación de aislamiento del nuevo jubilado.

“Cuando dejé el ejército me costó mucho trabajo”, recuerda Steve. “Necesitaba a alguien con quien pasar el rato, con quien hacer algo”.

El veterano pensó en las muchas maneras en que una mascota de compañía puede ayudar a aliviar la soledad. Steve creció con animales y adoptó varios gatos y perros cuando estaba casado.

Sin embargo, lo más importante es que Steve quería cumplir un pacto que hizo con Nathan y Cole, que ahora tienen 11 y 10 años, respectivamente. “Les prometí a los chicos que algún día tendría un perro, uno que pudieran tener en mi casa para que también hubiera algo cuando vinieran a verme.”

Steve empezó a buscar un amigo de cuatro patas por Internet y finalmente visitó un refugio cercano a su casa. Aunque ese día no encontró al “elegido”, sí que recogió un folleto de Mascotas para Patriotas.

El antiguo analista de inteligencia se conectó a Internet para conocer nuestra misión y nuestro trabajo. Quedó impresionado por las numerosas ventajas que nuestro programa ofrece tanto a los veteranos como a las mascotas de los refugios.

“Hay muchas organizaciones de las que creo que hay que desconfiar”, dice, “pero me di cuenta de que ésta no era una de ellas”.

Steve estaba dispuesto a tomarse su tiempo, aunque admite haberse sentido decepcionado por no haber encontrado el perro adecuado de inmediato. El veterano de combate retirado sabía que era especialmente importante encontrar un perro que se llevara bien con sus dos hijos.

“Puede llevar un tiempo encontrar el perro o gato perfecto. Tienes que tomarte tu tiempo porque no es algo que quieras hacer con prisas”

Mientras tanto, Steve encontró algo más para mantenerse ocupado mientras buscaba un compañero peludo: un trabajo.

LA RECOMPENSACIÓN ES UNA BENDICIÓN
Actualmente, Steve trabaja como contratista instruyendo a analistas de inteligencia militar en el uso de sistemas informáticos MI. Le gusta volver a trabajar con los soldados, y el trabajo reafirma algo que aprendió hace años.

“Tardé mucho tiempo en darme cuenta de cuál era mi pasión, pero al final descubrí por qué estaba en el ejército”, dice. “Mi pasión es ayudar a los soldados: cuidarlos, entrenarlos y guiarlos”

Steve ve ahora que guiar a otros durante años le ha recompensado de forma inesperada.

“La mayor recompensa es que, aunque ya estoy retirado, todavía hay soldados que me buscan y me piden consejo. Me preguntan cómo me va. Algunos me llaman y me dicen que fui muy duro con ellos y ahora saben que lo necesitaban, y me lo agradecen”

Volver al trabajo ayudó a Steve a establecer un nuevo ritmo de batalla. Añadió a sus días la estructura e interacción social que tanto necesitaba y reavivó su pasión por trabajar con los soldados.

Pero el veterano del ejército seguía volviendo a casa al final del día como un hombre solitario.

“Cielos, este perro encajaría perfectamente con nosotros”
Steve consultó regularmente las páginas web de los refugios locales hasta que una foto y un perfil en particular lo detuvieron. Recuerda muy bien ese día, porque casualmente era el Día de los Veteranos.

Ernie nació en un rancho, sordo y casi ciego. El ranchero lo entregó a una protectora, temiendo no poder proporcionar a un cachorro con tales dificultades un entorno seguro.

“Leí sobre sus necesidades especiales y pensé: ‘Caramba, este perro encajaría perfectamente con nosotros’ Mis hijos tienen necesidades especiales. Yo soy un poco sorda y ciega y tengo necesidades especiales. Tenía muchas ganas de conocerlo”

En ese momento, la mezcla de perro pastor de un año de edad estaba al cuidado de Texas Humane Heroes, donde había sido trasladado después de pasar meses en otro refugio de Texas.

Desde 2013 Texas Humane Heroes ha ofrecido a los veteranos de nuestro programa adopciones a mitad de precio a través de las ubicaciones de los refugios en Leander y Killeen. Steve pasó tiempo con Ernie en el refugio. Salieron a pasear y jugaron juntos. La búsqueda había terminado.

El veterano de combate retirado se enteró de que Ernie pasó casi 200 días sin hogar -la mayor parte de su joven vida- entre Texas Humane Heroes y el anterior refugio del que fue trasladado. “Era muy asustadizo y tardó en entrar en calor”, recuerda. “Pero supe que encajábamos bien”.

Un perro ciego y sordo es el compañero de batalla perfecto
Steve se encargó de acoger al cachorro con necesidades especiales mientras él se inscribía en nuestro programa. Una vez juntos en casa, lo primero que hizo el veterano fue cambiar el nombre de su nuevo compañero.

“Pensé que con mi experiencia militar y el rango que tenía, lo más apropiado era tener un soldado raso, alguien a quien pudiera mandar”, bromea.

Steve y Private fueron adoptados oficialmente en diciembre de 2020. Para entonces, Private se había adaptado por completo a su nuevo espacio vital y la pareja encontró una forma innovadora de comunicarse.

“Si necesito llamar su atención, chasqueo los dedos y eso suele funcionar”, dice Steve. “O si está cerca de algo a lo que pueda dar un golpecito, responderá a la vibración”.

Private también tiene una forma ingeniosa de llamar la atención de Steve.

“Le encanta que le acaricien. Su punto dulce es justo debajo de la barbilla, donde el hocico se une al cuello. Le encanta que le acaricien ahí”, dice el veterano. “Si dejo de acariciarle, me da un zarpazo para que le siga acariciando. Es como si dijera: “¿Cómo te atreves a dejar de hacerlo?”

Private tiene otros hábitos encantadores. Le gusta encontrar los zapatos de Steve y lanzarlos al aire. En mitad de la noche se levanta para jugar. Se desenvuelve bien en las caminatas, sorteando árboles caídos y troncos con facilidad. Y luego está la puerta.

“Para ser un perro con problemas de visión, le gusta mucho mirar por la puerta”, dice Steve.

Sin embargo, a Private parece que lo que más le gusta es ir en el coche. Tanto es así que Steve tiene que caminar por el lado derecho de Private para evitar que haga una línea recta hacia el coche cada vez que salen de casa. “Está obsesionado con ir en el coche conmigo”, dice. “

Steve se divierte con las peculiaridades de su compañero de batalla y no lo cambiaría en absoluto. Que el soldado sea ciego y sordo lo hace aún más perfecto. “El soldado es mi compañero”, dice. “Es mi compañero”

Steve presentó a Nathan y Cole a Private lentamente. Al perro le costó un poco entrar en calor, pero el trío se lleva bien.

“Saben que tiene necesidades especiales al igual que ellos. Tienen un vínculo especial en ese sentido”, explica. “Saben dónde acariciarlo y no acercarse demasiado a él. Son muy buenos con él y él es muy bueno con ellos”.

El veterano del ejército volvió recientemente a Texas Humane Heroes con sus hijos y el soldado. Antes, compraron artículos de primera necesidad para mascotas y juguetes para donarlos al refugio. Fue un día divertido para todos, incluido su perro ciego y sordo.

“Private es como una estrella del rock allí. El personal le adoraba cuando estaba allí, y les hacía mucha ilusión volver a verlo”, dice Steve. “Todos le hacían fotos y se las enviaban a sus amigos que no estaban trabajando ese día. Los chicos pensaban que estaban en compañía de una auténtica estrella del rock por la atención que recibía Private”

Para Steve, Private es más que una estrella del rock; el cachorro con necesidades especiales es su roca. El veterano, que antes estaba solo, disfruta ahora de la especial camaradería que puede proporcionar un perro de refugio.

“Es una alegría y un consuelo estar con él”, dice el jubilado. “Me ha dado ese poco de compañía que me faltaba”.

Steve dedicó gran parte de su vida al servicio de nuestra nación. Soportó múltiples misiones de combate y se enfrenta a los efectos persistentes de la LCT y el TEPT. Pero su logro más importante es ser un padre devoto de dos niños pequeños que, gracias a él, tienen un hermano canino muy especial.

Parece apropiado que Steve adoptara un perro ciego y sordo. Hay que ser una persona con una compasión, una paciencia y un corazón muy cariñoso para elegir a una mascota con problemas de por vida. Y Private lo sabe.

“Es un pequeño captador de atención”, dice.

Steve anima a otros veteranos que se sientan solos a considerar la adopción de una mascota. Pero si la adopción no es una opción, el simple hecho de pasar tiempo en un refugio también tiene grandes beneficios.

“Vaya a un refugio y visite a los perros o gatos. Es una forma estupenda de aliviar el estrés y la ansiedad, y sales de allí sintiéndote feliz”, dice, y añade: “Nunca tendría un perro que no fuera de una protectora”

Comparte la historia para concienciar a la gente y también solicita a Mascotas para Patriotas cuando estés preparado para adoptar.

(Visited 157 times, 1 visits today)
Califica el artículo
( Пока оценок нет )