Salva al perrito que cansado de su cojera se metió en un canal para no sufrir más

PERROS

Un perrito sin hogar que estaba cansado de vagar con su dolor se metió en un arroyo de agua turbia, no sabemos si fue por error o simplemente estaba cansado de cargar con todas sus penas. Por suerte, un grupo de rescatistas fue alertado y llegó a tiempo para evitar cualquier desgracia.

El cambio que ha tenido el cachorro es conmovedor y por eso te traemos su historia. Cachorro
Su nombre es Snappily, que significa rápido en inglés.

Sus rescatistas decidieron llamarlo así por la prontitud con la que el animal les robó el corazón. Este canino se encontraba sumergido en un agua fangosa, al parecer había quedado atrapado en el lugar luego de caer “por error” y no poder salir.

Resulta que Snappily además de estar débil y deshidratado se había lesionado las patas traseras, lo que dificultó aún más su escape de ese lugar donde había caído.

El cachorro fue reportado por un samaritano a los voluntarios quienes decidieron no perder ni un minuto y fueron a ayudarlo. Cuando llegaron vieron al peludo resignado, parecía que ya no tenía fuerzas para continuar y, aunque al principio no lo entendió, decidieron salvarlo.

Una vez que uno de los rescatistas lo tuvo en sus manos notó que algo no andaba bien. Una de sus piernas resultó lesionada y evidentemente eso le causó mucho dolor.

El cachorro cojeaba para poder moverse.

Tras ser sacado del estanque, el animal recibió ayuda médica: un chequeo exploratorio para determinar su estado y posteriormente se le realizó un estudio de rayos X.

Desafortunadamente, ambas patas traseras estaban muy comprometidas y la solución más rápida para acabar con su dolor era amputárselas. Así comenzó para él un viaje difícil pero menos doloroso.

El cachorro que se había resignado a morir, ahora tenía que aferrarse a la vida y continuar.

Algo que sorprendió a los rescatistas que actuaron en este caso fue la quietud del animal desde el primer momento que lo encontraron. Al sacarlo del pozo, el cachorro no mostró nerviosismo, pero tampoco alegría y lo mismo durante su consulta.

De hecho, los voluntarios creían que no tendría fuerzas para salir adelante porque se sentía muy resignado e indiferente a la vida.

Pero el perro les mostró lo contrario.

Antes de operar al cachorro, los especialistas probaron el uso de botas ortopédicas y rehabilitación para ayudar a fortalecer sus extremidades. Evidentemente ese camino fue más largo pero arrojó más esperanza en la vida de Chico, como fue bautizado luego de superar la primera etapa de su rescate.

Resultó que la amputación no era necesaria y las terapias lo ayudaron a sobrellevar la situación. Aunque nada de eso hubiera sido posible si el animal no hubiera puesto todo de su lado.

El perrito aprendió que tenía una gran razón para pelear.

La recuperación del peludo tomó meses y mucha dedicación por parte de sus cuidadores. Chico se convirtió en uno de los consentidos del refugio y logró ganarse también el aprecio de otros caninos del lugar.

Aunque pasó por un proceso oscuro en su vida, el corazón de Chico volvió a brillar y sus ojos brillan de amor. Nada que ver con aquel cachorrito triste y resignado que encontraron aquella tarde en el cadáver.

Ahora el perro luce un hermoso pelaje y es un gran compañero de los niños. Los pequeños que visitan el refugio suelen divertirse mucho con Chico, porque es un cachorro tranquilo y cariñoso. Ahora el animal sabe que la vida no es tan gris como pensaba y que hay gente dispuesta a ayudarlo siempre.

Esperamos que Chico encuentre pronto un hermoso hogar, porque se lo merece.

(Visited 171 times, 1 visits today)
Califica el artículo
( Пока оценок нет )