Un soldado le da un último abrazo a su compañero K-9 y se queda con él hasta sus últimos momentos

PERROS

El sargento Kyle Smilth y su compañero, un pastor alemán llamado Bodza, se conocieron mientras servían en la Fuerza Aérea de EE. UU.

Bodza había estado trabajando como detector de bombas desde 2006 y salvó vidas humanas olfateando bombas.

Hasta 2012, Smith comenzó a trabajar con Bodza y los dos formaron rápidamente una fuerte amistad.

«Me enseñó paciencia», dijo Smith a The Dodo.

A lo largo de los años, los dos han realizado muchas misiones juntos y cuando llegó el día de la jubilación, el sargento Smith decidió adoptarla. «Me lo llevé a casa el mismo día», dijo.

“Era aún más leal a su hogar”, dijo Smith. “Me siguió a todas partes. Puso su cabeza cerca de la cama y me dijo buenas noches, todas las noches.

El retiro de Bodza fue un momento feliz, hasta que le diagnosticaron mielopatía degenerativa en el verano de 2016.

“No podía manejar el estrés en su cuerpo y usar el baño era una tarea”, dijo Smith. Smith se enfrentó a una situación que ningún dueño de mascota quiere hacer: sacrificar a Bodza.

Así que en la clínica lo colocaron sobre una manta y murió en paz en los brazos de su dueño.

«Estaba sosteniendo a Bodza cuando pasó», dijo Smith. “Fue un subidón de tantas cosas. Fue abrumador. Afortunadamente, sus colegas estaban allí para apoyarlo.

«Me dejaron llorando como un bebé», dijo Smith. “Me dieron palmaditas en la espalda y me dijeron que estaría bien. Mi jefe inmediatamente fue a buscar una bandera, se la colocó encima y me dejó un último momento.

“Tenía una sonrisa en su rostro cuando se quedó dormido”, dijo Smith.

«Era desinteresado, más que cualquier humano que haya conocido. Hizo tanto por casi nada y lo hizo con una sonrisa.

Muchas gracias Bodza! Que descanse en paz.

¡Comparte para celebrar el vínculo entre perros y humanos!

(Visited 166 times, 1 visits today)
Califica el artículo
( 1 оценка, среднее 5 из 5 )