Un hombre alimentó a dos niños sin hogar en un restaurante, y después de que el mesero le trajera la cuenta, se sorprendió con lo que vio.

ENTRETENIMIENTO

Después de que un hombre invitó a almorzar a dos niños sin hogar a un restaurante, se sorprendió por lo que vio en la cuenta que le había traído el mesero.

Pidió un almuerzo fijo y miró por la ventana. Por primera vez en mucho tiempo, no tenía cien cosas que hacer, así que solo quería disfrutar del paisaje.

Pero aquí había dos niños parados en la ventana y lamiéndose los labios, mirando cómo comían los demás, lo que le tocó el corazón, así que decidió invitarlos, y luego el mesero le trajo la cuenta.

Dos niños pequeños siguieron al hombre mayor. Les dio un menú y les preguntó con una sonrisa qué les gustaría comer. Confundidos, apartaron el menú y señalaron el plato que él mismo había pedido. El hombre llamó al mesero y pidió dos más idénticos.

El hermano y la hermana se miraron y luego comenzaron a saborear la sopa, lentamente al principio, como si tuvieran miedo de algo, luego con todas sus fuerzas.

De postre les pidió un helado, luego los niños se fueron a su casa, y el hombre se pidió otro café, sintiendo que hoy se lo merecía porque había hecho algo bueno.

Pronto, el camarero le trajo la cuenta y se quedó atónito cuando, en lugar de los números habituales, vio una nota: «¡Es imposible salvar a todos!» Sin embargo, ¡hoy pudiste salvar a dos! ¡Eso es suficiente!»

El hombre miró fijamente la nota durante mucho tiempo y luego se la llevó. Ahora no tenía dudas de que el bien también regresaba como un boomerang.

¿Qué piensas?

(Visited 4 977 times, 1 visits today)
Califica el artículo
( 28 оценок, среднее 4.36 из 5 )